Oración para enamorar a una mujer

Oración Para Enamorar A Una Mujer Locamente

Cuando la recites todas las mañana, con fe y convicción de su efectividad vas a lograr que esa dama empiece a verte con ojos que van más allá de la amistad y, además, se te ofrecerán posibilidades de demostrarle tu interés.

San Antonio de Padua: este es el santo al cual recurren todos los enamorados para ser ayudados en cuestiones de amor. Para que te sea efectivo, usa una estampa del santo, una vela blanca, y ante un sencillo altar recita:

Amado san Antonio de Padua

Deseo el amor de una mujer, necesito que haga su camino y aleje a (el nombre de la mujer) de cualquier hombre con quien ella esté en este momento; y si estuviera con alguien, que invada su mente y corazón con mi nombre.

Quiero amarrar el espíritu y cuerpo de (el nombre de la mujer) porque la quiero amarrada y enamorada de mí, quiero que ella dependa de mi corazón, deseo enloquecerla, deseándome como si yo fuese la última persona sobre la faz de la Tierra.

Quiero su corazón preso de mí por la eternidad, que con la gracia de la Reina María Padilha nazca este sentimiento dentro de (el nombre de la mujer), dejándola presa y dependiente de mí las 24 horas del día.

Pido a San Antonio de Padua que traiga a (el nombre de la mujer) hacia mí, pues yo la deseo locamente y la quiero deprisa. A través de los poderes ocultos, que ella empiece a enamorarse desde este preciso momento y que me lleve en su cabeza día y noche, despojando su mente y corazón de cualquier otro hombre que no sea yo.

Que (el nombre de la mujer) venga corriendo hacia mí, llena de deseos y ardiente, que no tenga sosiego mientras no me encuentre.

Amado San Antonio de Padua, yo te imploro para que me traigas a (el nombre de la mujer), que ella me ame mucho, venga mansa y como yo deseo.

Yo te agradezco, San Antonio de Padua. Y prometo llevar conmigo tu nombre hasta la eternidad.

Oh! Invencible San Antonio de Padua, quiero tener aquí conmigo a mi mujer amada, la que me deprime con su rechazo, que ella deje y olvide de una vez por todas los otros amores y a los que nos quieran apartar.

Que (el nombre de la mujer) se desanime y se aleje de los otros hombres. Que se sienta avergonzada de todo, sola y humillada por todos. Que esta mujer se acerque a mí, que me reclame mi amor y mi masculinidad. Que esté con su cabeza puesta en mí y analizando cómo me regalará felicidad. Necesito señales, que me llame por teléfono o cualquier contacto para saber si (el nombre de la mujer) piensa en mí y si me quiere. Así me quita de esta oscuridad.

Que ella hable conmigo, que sienta nostalgia. San Antonio de Padua, tú eres fuerte y poderosa, trae a esta mujer a mis pies, para no más salir, y que venga corriendo, que suelte todo y a todos.
Amen!

Deja un comentario