Oración del Homosexual para pedirle fuerza nuestro Señor

ORACION DEL HOMOSEXUAL

Oh amado padre celestial, amado hijo de dios, Jesucristo nuestro señor, me has traído a este mundo con una importante misión,
vivir en un mundo que nunca me podrá comprender, pero se que tu infinita piedad y amor abrirá mis caminos a donde quiera que vaya, la caridad de tu alma me pondrá en el sendero correcto, te pido que no me dejes caer en las maquinaciones del maligno, me preserves de los vicios y las conductas dañinas, me cuides a cada paso que de, pues en cada uno de ellos tu amor y comprensión están presentes, he sufrido por las personas que no comprenden que no escogí el amar a las personas de mi mismo sexo, y te pido abras sus mentes para que puedan ponerse en mis zapatos y entender que sin importar ese hecho, soy sobre de todo, un ser humano.

Prometo no caer en los excesos para poder vivir una vida llena de paz, prometo honrar a mis padres y jamás maldecirlos por haberme engendrado tal como soy, prometo también no alejarme de tu iglesia sin importar que para tu grey y tus sacerdotes, todos nosotros somos pecadores y merecemos arder en el fuego del infierno, yo solo me dirijo directamente a ti amado padre, para que por intercesión de tu hijo, nuestro señor Jesucristo, me ayudes a librar esta batalla que cada día debo llevar contra una sociedad que me señala con índice de fuego sin antes poder darse la molestia de conocerme antes de lanzar calumnias.

Señor, te pido nunca me abandones pues se que tu me amas como tu hijo, me amas por ser un humano, por ser una de tus tantas maravillosas creaciones, te pido que ayudes a todos mis hermanos que comparten el mismo dolor y sufrimiento que yo y que jamás los abandones, pues nosotros siempre te tenemos presente, pero la sociedad nos ha hecho creer que no nos amas, y que nos odias como la sociedad nos odia, padre santo, te agradezco por darme la oportunidad de vivir para alabarte… gracias por hacerme como soy, gracias por amarme por lo que soy

AMEN.
El autor de esta Oración es Hugo Ángel Muñiz Rivera

Deja un comentario